fbpx

¿Por qué la Narración de Historias Funcionan Mejor que los Hechos Fríos y Abstractos?

Hay un hilo común que subyace detrás de los éxitos de taquilla sin precedentes La Guerra de las Galaxias: La Fuerza Despierta de J.J. Abrams y, más recientemente, El Renacido, protagonizada por Leonardo DiCaprio y dirigida por el destacado director Alejandro González Iñárritu. Ambas son creaciones magníficas de arte cinematográfico, pero sobre todo, son obras maestras de la narración de historias. Si hay algo que todos los seres humanos podrían acordar – independientemente del tiempo, el lugar, el contexto histórico, género, edad, raza, religión o cualquier otra categorización – es que ¡todos somos adictos a las historias bien contadas!

Las historias tienen un efecto sobrenatural y poderoso sobre nosotros. Es como si nuestros cerebros estuvieran conectados en una forma primitiva para concentrar toda nuestra atención cuando una historia cautivadora está siendo contada. Las historias tienen el poder de transportarnos a mundos, tiempos y espacios que sólo la mente humana puede crear. ¿Por qué es eso, que las historias son tan cautivadoras? ¿Por qué nos sentimos más motivados o inspirados para hacer algo, incluso cambiar nuestro comportamiento, después de escuchar una historia conmovedora? ¿Por qué es eso, que los hechos tan claros, bien documentados, y sólidos no tienen el mismo efecto? Después de hacer una búsqueda amplia en este tema, he querido compartir con ustedes algunas de las razones a favor de las historias que me parecen bastante convincentes:

  1. Los hechos son importantes, pero están limitados en su influencia en las personas.La mayoría de las veces, hechos deben ser “empujados” en el oyente, a veces creando una conversación antagónica. Todos hemos estado allí: la sensación inevitable de condescendiente cuando alguien nos dice qué hacer o cambiar. Por otro lado, narraciones de historias bien presentadas “empujan”, coaccionan e incluso desarman a los oyentes a imaginar resultados donde simples hechos no pueden guiarlos.
  2. Las historias hacen su audiencia menos resistente a la experimentación y al cambio.En situaciones en las que se debe comunicar el significado y hacer sentido de lo caótico, acontecimientos dramáticos, la narración de historias es la mejor opción para establecer una relación entre nosotros, los oyentes, y usted, el portador de la noticia. Eso es porque las historias encienden un interruptor en la mayoría de nosotros que nos llevan de vuelta a la mente abierta de nuestra niñez. Puedes haber experimentado la sensación: Tan pronto como oímos palabras como “Erase una vez…” o “Hace mucho tiempo, en una galaxia muy, muy lejana…” las puertas de juzgar del lado izquierdo de nuestro cerebro rápidamente se cierran, y las puertas de nuestro lado derecho del cerebro – siempre dispuestas a escuchar como la vida se convierte en una historia – se abren.
  3. Las historias envuelven a los oyentes como participantes, en lugar de espectadores.Una historia bien contada invita al público a participar en la experiencia, a co-crear la historia contigo, y crecer juntos. Las historias convencen a los oyentes en confabularse contigo para encontrar el significado real, no importa cuán fantástica o caprichosa la historia pueda sonar. Efectivamente podemos visualizarnos actuando en el escenario mental que tu, el narrador de historias, ha establecido.
  4. En un contexto empresarial, las historias son claves para establecer y sostener la cultura de la empresa. Por ejemplo, usted puede usar las historias para destacar los valores fundamentales como la integridad, el respeto, el servicio y la excelencia. Cuando nos enfrentamos a una bifurcación que representa un dilema ético, las historias relevantes podrían ayudarnos a recalibrar nuestros rodamientos en la dirección correcta. No debería ser tan difícil encontrar historias de experiencias extraordinarias de servicio al cliente, empatía, y amabilidad en su propia organización; simplemente preste atención y encontrará las historias que realmente importan. Estas historias pueden ser una fuente de orientación, inspiración y motivación para los empleados y dirigentes sobre cómo tratar a los clientes, proveedores y entre sí.
  5. Las historias permiten a los seres humanos participar en empresas de colaboración a gran escala. Somos criaturas sociales, conectadas, y usamos la empatía para determinar rápidamente si la gente que nos rodea está enojada o es amable, peligrosa o segura, amiga o enemiga. Es un mecanismo neuronal natural llamado simulación emocional. Está allí para mantenernos a salvo, pero también, para rápidamente crear lazos y relaciones con una variedad de otros seres humanos. Cuando conocemos la historia de alguien: de dónde vienen, qué hacen y qué podemos tener en común – entonces podemos formar relaciones con extraños. Esa forma de compartir narraciones de historias al natural permite que un grupo de cientos, miles, y cientos de miles de individuos cooperen y colaboren juntos en actividades masivas como la construcción de puentes gigantes, la elección de un presidente, la construcción de aviones inmensos, e incluso enviar seres humanos al espacio.

El Qué y Por Qué

  • Cuando persuadimos a las personas a tomar ciertas medidas o adoptar cambios, las historias son más eficaces que los hechos.
  • Las historias derriban la resistencia y abren la mente del oyente a nuevas posibilidades.
  • La narración de historias efectiva envuelve a la audiencia en la historia como protagonistas, no como simples oyentes.
  • Historias ayudan a las organizaciones a establecer y mejorar una cultura positiva.
  • Cuando tomamos ventaja de nuestra habilidad natural de simular escenas emotivas, un numero grande de individuos pueden aglomerarse rápidamente alrededor de historias en común y trabajar juntos para construir algo extraordinario.

¿En su experiencia, que hace una historia más efectiva que otra? Ademas, ¿por qué piensas que algunas personas responsen a una historia en particular, mientras que otros no? ¿Existe una historia que ha tenido un impacto profundo en ti? Por favor, deje un comentario; yo quiero escuchar de ti. Yo espero que la segunda parte de esta investigación informal pueda darnos las respuestas a esas preguntas y también algunas consejos para crear historias irresistibles y conmovedoras. Hasta entonces, “… que la fuerza este contigo.” Salud!